martes, 26 de agosto de 2014

Mensaje del 25 de Agosto de 2014

“Queridos hijos! Oren por mis intenciones, porque Satanás quiere destruir mi plan que tengo aquí y robarles la paz. Por eso, hijitos, oren, oren, oren para que Dios a través de cada uno de ustedes pueda actuar. Que sus corazones estén abiertos a la voluntad de Dios. Yo los amo y los bendigo con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Reporte de Sor Emmanuel/15 de Agosto de 2014

15 de agosto de 2014
Asunción de la Virgen María

Queridos hijos de Medjugorje, ¡alabados sean Jesús y María!

1. El 2 de agosto de 2014, Mirjana
recibió la aparición mensual en la Cruz Azul, en presencia de una multitud de jóvenes. Finalizada la aparición, transmitió el siguiente mensaje:

“¡Queridos hijos! La razón por la cual estoy entre ustedes es mi misión de ayudarlos para que venza el bien, aunque esto ahora no les parezca posible. Entiendo que no comprendan muchas cosas, como tampoco yo comprendía todo lo que mi Hijo me explicaba mientras crecía junto a mí; sin embargo yo le creía y lo seguía. Les pido también a ustedes que me crean y me sigan. Sin embargo, hijos míos, seguirme significa amar a mi Hijo por encima de todo, amarlo en cada ser humano sin distinción. Para que puedan lograrlo, los invito nuevamente a la renuncia, a la oración y al ayuno. Los invito a que la vida de su alma sea la Eucaristía. Los invito a que sean mis apóstoles de luz, que en el mundo difundan el amor y la misericordia. Hijos míos su vida es sólo un abrir y cerrar de ojos comparada con la vida eterna. Y cuando ustedes lleguen ante mi Hijo, Él verá en sus corazones cuánto amor han tenido. Para que puedan difundir debidamente el amor, yo le pido a mi Hijo que les conceda la comunión en Él, la unión entre ustedes, y entre ustedes y sus pastores. A través de ellos mi Hijo siempre se dona a ustedes de manera siempre nueva y les renueva el alma. ¡No lo olviden! Les doy las gracias.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Eco 233

Descarga el pdf en el siguiente enlace:

Mensaje del 2 de agosto de 2014

«¡Queridos hijos! La razón por la que estoy entre vosotros, mi misión, es ayudaros a que venza el Bien, aunque a vosotros eso no os parece posible. Sé que muchas cosas no las comprendéis, como tampoco yo comprendía todo, todo lo que mi Hijo me enseñaba mientras crecía junto a mí, pero yo creí en Él y lo seguí. Eso mismo os pido a vosotros, que creáis en mí y que me sigáis. Pero, hijos míos, seguirme a mí significa amar a mi Hijo por encima de todo, amarlo en cada ser humano, sin distinción. Para que podáis hacerlo, os invito nuevamente a la renuncia, a la oración y al ayuno. Os invito a que la vida de vuestra alma sea la Eucaristía. Os invito a ser mis apóstoles de luz, que en el mundo difundiréis el amor y la misericordia. Hijos míos, vuestra vida es solo un abrir y cerrar de ojos hacia la vida eterna. Y cuando vosotros lleguéis ante mi Hijo, Él verá en vuestros corazones cuánto amor habéis tenido. Para que podáis difundir de la mejor manera el amor, yo le pido a mi Hijo que, a través del amor, os conceda la unión por medio de Él, la unidad entre vosotros, la unidad entre vosotros y vuestros pastores. Mi Hijo siempre se da de nuevo por medio de ellos y renueva vuestra alma. Eso no lo olvidéis. ¡Os doy las gracias!»


jueves, 31 de julio de 2014

Reporte de Sor Emmanuel/16 de julio de 2014

16 de julio de 2014
Fiesta de Nuestra Señora del Carmen
Queridos hijos de Medjugorje, ¡alabados sean Jesús y María!

1. El 2 de julio de 2014, Mirjana
recibió la aparición mensual en la Cruz Azul, en la nueva construcción para peregrinos cerca de su casa, Después de la misma, transmitió el siguiente mensaje:

“Queridos hijos, yo, Madre de ustedes aquí reunidos y Madre del mundo entero, los bendigo con la bendición maternal y los invito a emprender el camino de la humildad. Ese camino conduce al conocimiento del amor de mi Hijo. Mi Hijo es omnipotente. Él está en todo. Si ustedes, hijos míos, no conocen esto, la oscuridad –la ceguera– reina en vuestra alma. Solamente la humildad los puede sanar. Hijos míos, yo siempre he vivido humilde y valientemente, y en la esperanza. Yo sabía, y había comprendido que Dios está en nosotros y nosotros en Dios. Eso mismo pido de ustedes. Deseo que todos ustedes estén conmigo en la eternidad, porque ustedes son parte de mí. En su camino, yo los ayudaré. Mi amor los envolverá como un manto y hará de ustedes apóstoles de mi luz –la luz de Dios. Con el amor que proviene de la humildad, llevarán la luz donde reina la oscuridad –la ceguera. Llevarán a mi Hijo que es la luz del mundo. Yo estoy siempre con sus pastores y oro para que siempre sean ejemplo de humildad para ustedes. ¡Les agradezco!”

domingo, 27 de julio de 2014

Mensaje del 25 de Julio de 2014

“Queridos hijos, vosotros no sois conscientes de las gracias que vivís en este tiempo, en que el Altísimo os da señales para que os abráis y os convirtáis. Regresad a Dios y a la oración, y que en vuestros corazones, familias y comunidades reine la oración, para que el Espíritu Santo os guíe y os anime a estar cada día más abiertos a la voluntad de Dios y a Su plan para cada uno de vosotros. Yo estoy con vosotros, y con los santos y los ángeles intercedo por vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”


lunes, 7 de julio de 2014

Mensaje del 2 de Julio de 2014

“Queridos hijos, yo, Madre de los aquí reunidos, y Madre del mundo entero, os bendigo con la bendición maternal y os invito a emprender el camino de la humildad. Ese camino conduce al conocimiento del amor de mi Hijo. Mi Hijo es omnipotente. Él está en todo. Si vosotros, hijos míos, no conocéis eso, entonces la oscuridad reina en vuestra alma –la ceguera. Solamente la humildad os puede sanar. Hijos míos, yo siempre he vivido humilde y valientemente, y en la esperanza. Yo sabía, y había comprendido que Dios está en nosotros y nosotros en Dios. Eso mismo pido de vosotros. Deseo que todos vosotros estéis conmigo en la eternidad, porque vosotros sois parte de mí. En vuestro camino, yo os ayudaré. Mi amor os envolverá como un manto, y hará de vosotros apóstoles de mi luz –la luz de Dios. Con el amor que proviene de la humildad, llevaréis la luz donde reina la oscuridad –la ceguera. Llevaréis a mi Hijo, que es la luz del mundo. Yo estoy siempre con vuestros pastores, y oro para que siempre sean ejemplo de humildad para vosotros. ¡Os doy las gracias!”