La “Gospa” se aparece a la vidente Mirjana para rezar juntas por los no creyentes.

Apariciones de la Gospa


La Virgen los llama “aquellos que todavía no conocen el amor de Dios”.
Su voz suena como un lamento.
Los ama porque es su Madre, pero sufre mucho a causa de ellos.
Nos pide que recemos por ellos:
“Si pudieran ver, aunque solo fuera una vez, las lágrimas que se deslizan por su rostro cuando habla de los no creyentes, no dudarían en rezar por ellos cada día”, dice Mirjana.
“Cada oración enjuga sus lágrimas”.
La “Gospa” pide nuestra ayuda, porque con nuestra oración podemos cambiarlos.
Podemos estar seguros de que la oración por la conversión nos será concedida, porque Dios la desea mucho más que nosotros.
“Les pido su ayuda: únanse a Mí para rezar por aquellos que no creen. ¡Me ayudan muy poco! Tiene poca caridad y amor…”
La Gospa dice que “el mal de hoy en el mundo se da por culpa de los no creyentes: las guerras, las divisiones, los suicidios, la droga, las separaciones, los divorcios, los abortos…, todo esto ocurre por culpa de los no creyentes”.
Cuando nosotros rezamos por ellos, rezamos por nuestro futuro y por el futuro de nuestros hijos.
Mirjana precisa que la elección del día 2 no es casual: “entenderemos el porqué de este día cuando sean revelados los secretos; entonces ese día será muy importante”.
Acojamos la invitación de la Virgen que nos dice:
“Queridos hijos… ¡gracias por haber respondido a mi llamada!”